\n') newwin.document.close(); }
Cocina Pret a Porter

Cupcakes brujita yeye

 

Hoy comienzo mi entrada con una declaración.

Soy miedosa, tremendamente miedosa, super miedosa, tanto que me da hasta miedo tener miedo.

Tanto que hace ya bastantes años dejé de ver películas de miedo porque luego lo pasaba fatal.

Mis miedos no son a cosas o situaciones en la vida, ante las que soy bastante intrépida. Más bien se circunscriben a todo lo oscuro, tétrico y paranormal. Vamos, que no puedo con ello.

Y las películas de terror de corte psicológico son las que me producen mayor desasosiego…

Recuerdo por ejemplo cuando ví el resplandor …que , la verdad, me impactó…veía la cara de loco de Nicholson por todas partes…

…lo pasaba fatal creyendo que las niñas del resplandor iban a aparecer en cualquier momento en algún pasillo.

Yo ya tenía unos 20 años, no era una cría, pero ésta película me provocó una seria conjuntivitis. Os cuento.

¿Recordais que en el resplandor de vez en cuanto la pantalla entera se llenaba de sangre que parecía que se deslizaba de arriba abajo en  la pantalla? Pues una amiga me contó que no se atrevía a cerrar los ojos en la ducha por miedo a que por la ducha saliera la sangre de “El resplandor”.

Y ahí me tenéis a mi a partir de esa tarde, que no cerraba los ojos en la ducha ni aunque me mataran.

Bueno ¡ que miedo!. Cada vez que me enjabonaba el pelo – y tenía una buena melena- no me atrevía a cerrar los ojos y medio guiñándolos me aclaraba bajo la ducha, pero siempre con un ojillo abierto para confirmar que el líquido era incoloro..como el agua misma.

El resultado, una irritación galopante y conjuntivitis.

Más adelante  me dio por escribir historias de miedo. Y me daba tanto miedo leerlas que no pegaba ojo por la noche.

Unos amigos me regalaron una muñeca de papel maché como muy progre ella. Era grande y la tenía puesta enfrente de mi cama. Un día no se me ocurrió nada mejor que escribir una historia de miedo con la muñeca como protagonista. El problema es que la historia acababa con que la muñeca se “apoderaba” de la persona que intentara tirarla o guardarla.

Nada más terminar la historia ya estaba  pensando que porqué puñetas se me ocurría escribir eso si me daba un miedo que me moría .

Me acostaba cada noche a oscuras para no ver la cara de la muñeca y que ella , en la medida de lo posible, no se diese cuenta de que yo estaba allí.

Pedí a mis hermanos a ver si alguno era valiente y la tiraba y me quitaba esa pesadilla del cuarto..pero ninguno quiso enfrentarse a ella. “ quita, quita – me decían- a ver si va a ser verdad y la liamos”.

Por fin alguno debió filtrarle el tema a mi madre que después de , con gran preocupación, sopesar el estado psicológico de sus hijos la tiró al contenedor en la calle, por si la muñeca se resistía.

Al poco tiempo decidí estudiar por las noches y , junto con uno de mis hermanos, me  quedaba despierta hasta altas horas de la madrugada. Entonces nos hablaron de un programa de radio por las noches sobre historias de extraterrestres y cosas paranormales.

Un día comenzó a hablar de una especie de gnomos rojos que se aparecían por la noche en la carretera y , bueno, aparentemente el tema no me afectó. Pero unos días después bajando yo sola el Puerto de Los Leones cerca de Madrid, batí todos los records de velocidad de bajada del puerto.

El motivo es que la carretera estaba completamente solitaria y a oscuras y en cada curva tenía que pisar el freno. Al pisarlo la carretera se iluminaba completamente de rojo y aunque racionalmente sabía que eran los frenos.. mi neurona cagueta me decía que eran los gnomos que venían  a por mi.

Como vi que mi integridad física comenzaba a correr serio peligro decidí excluir de mi vida cualquier película, relato, programa que tuviese un componente de miedo superior al de la película de Blancanieves o Bambi.

Y asi ha sido hasta la fecha…

Pero…si voy un momento a mi infancia, recuerdo que nos daban miedo las brujas, aunque a mi la serie “embrujada” me encantaba y si veis el logo de mi blog vereis que el font que he utilizado es el de la serie de televisión.

De hecho cuando era pequeña me fijaba mucho en la nariz de mi madre para ver si ella también hacía magia moviendo la naricita  y lo guardaba en secreto.

¡Anda que no he pasado ratos de mi más tierna infancia con mis hermanas intentando mover la nariz frente al espejo a ver si conseguía mover algún objeto!.

…asi que mientras sigo intentándolo…aquí os dejo un cupcake un poco mágico con mi brujita particular y en base a la receta del libro “Cupcakes” de Martha Stewart…

 

 

 

 

RECETA

Con las cantidades que se indican salen unos 24 cupcakes medianos.

Para el cupcake:

½ cup de harina

¾ cup de cacao en polvo

1 ½ tspbaking soda

¾ tspbaking powder

¾ tsp sal

2 huevos grandes

¾ cup buttermilk (si no la encuentras puedes ver como hacerla en la receta de los pumpkin patch cupackes en este blog)

3 Tbsp aceite vegetal

1 tsp de extracto de vainilla

¾ cup agua templada

 

Para el frosting

Vamos a hacer un Cream Cheese frosting.

1cup de mantequilla sin sal a tempertura ambiente. (blanda)

12 onzas de queso crema a temperatura ambiente

4 cups de azucar glas (de repostería) tamizada

¾ tsp de extracto de vainilla

Bate a velocidad media la mantequilla y el queso crema hasta que estén bien ligadas (unos 2-3 minutos).Baja la velocidad de la batidora .

Añade el azúcar, poco a poco, la vainilla, y bátelo hasta que esté bien mezclado.

Añádele el colorante verde

Si no lo vas a utilizar inmediatamente puedes guardarlo en la nevera hasta 3 días bien tapado.

Cuando vayas a utilizarlo, déjalo templar a temperatura ambiente y bátelo de nuevo muy despacio hasta que lo veas cremoso de nuevo.

Con este frosting decora cada cupcake.

 

Para decorar con el motivo de bruja

Cucuruchos de helado de galleta

Colorante alimenticio verde

Lacasitos

Regaliz negro

 

Precalienta el horno a 180ºC. Prepara los moldes de los cupcakes en una bandeja de horno para cupcakes.

Mezcla en batidora electrica el cacao, harina, baking soda, baking powder, azucar y sal hasta que esten bien ligados.

Con la batidora a velocidad lenta añade a lo anterior los huevos, la buttermik, el aceite, la vainilla y el agua.

La masa resultante la repartes entre los moldes de la baneja sin llenarlos mas de los 2/3 de su capacidad.

Ponlos en el horno durante unos 20 minutos o hasta que al pincharlos con un palillo, este salga limpio. Pásalo 10 minutos a reposar fuera del horno, aun en la bandeja de cupcakes y finalmente, y hasta que se enfrien completamente pásalos a una rejilla de enfriar pasteles, ya fuera de la bandeja de cupckes.

Cuando estén frios los decoras con el frosting que tienes preparada y le haces la cara de bruja siguiendo la foto.

 

Cupcakes brujita yeye

 

Hoy comienzo mi entrada con una declaración.

Soy miedosa, tremendamente miedosa, super miedosa, tanto que me da hasta miedo tener miedo.

Tanto que hace ya bastantes años dejé de ver películas de miedo porque luego lo pasaba fatal.

Mis miedos no son a cosas o situaciones en la vida, ante las que soy bastante intrépida. Más bien se circunscriben a todo lo oscuro, tétrico y paranormal. Vamos, que no puedo con ello.

Y las películas de terror de corte psicológico son las que me producen mayor desasosiego…

Recuerdo por ejemplo cuando ví el resplandor …que , la verdad, me impactó…veía la cara de loco de Nicholson por todas partes…

…lo pasaba fatal creyendo que las niñas del resplandor iban a aparecer en cualquier momento en algún pasillo.

Yo ya tenía unos 20 años, no era una cría, pero ésta película me provocó una seria conjuntivitis. Os cuento.

¿Recordais que en el resplandor de vez en cuanto la pantalla entera se llenaba de sangre que parecía que se deslizaba de arriba abajo en  la pantalla? Pues una amiga me contó que no se atrevía a cerrar los ojos en la ducha por miedo a que por la ducha saliera la sangre de “El resplandor”.

Y ahí me tenéis a mi a partir de esa tarde, que no cerraba los ojos en la ducha ni aunque me mataran.

Bueno ¡ que miedo!. Cada vez que me enjabonaba el pelo – y tenía una buena melena- no me atrevía a cerrar los ojos y medio guiñándolos me aclaraba bajo la ducha, pero siempre con un ojillo abierto para confirmar que el líquido era incoloro..como el agua misma.

El resultado, una irritación galopante y conjuntivitis.

Más adelante  me dio por escribir historias de miedo. Y me daba tanto miedo leerlas que no pegaba ojo por la noche.

Unos amigos me regalaron una muñeca de papel maché como muy progre ella. Era grande y la tenía puesta enfrente de mi cama. Un día no se me ocurrió nada mejor que escribir una historia de miedo con la muñeca como protagonista. El problema es que la historia acababa con que la muñeca se “apoderaba” de la persona que intentara tirarla o guardarla.

Nada más terminar la historia ya estaba  pensando que porqué puñetas se me ocurría escribir eso si me daba un miedo que me moría .

Me acostaba cada noche a oscuras para no ver la cara de la muñeca y que ella , en la medida de lo posible, no se diese cuenta de que yo estaba allí.

Pedí a mis hermanos a ver si alguno era valiente y la tiraba y me quitaba esa pesadilla del cuarto..pero ninguno quiso enfrentarse a ella. “ quita, quita – me decían- a ver si va a ser verdad y la liamos”.

Por fin alguno debió filtrarle el tema a mi madre que después de , con gran preocupación, sopesar el estado psicológico de sus hijos la tiró al contenedor en la calle, por si la muñeca se resistía.

Al poco tiempo decidí estudiar por las noches y , junto con uno de mis hermanos, me  quedaba despierta hasta altas horas de la madrugada. Entonces nos hablaron de un programa de radio por las noches sobre historias de extraterrestres y cosas paranormales.

Un día comenzó a hablar de una especie de gnomos rojos que se aparecían por la noche en la carretera y , bueno, aparentemente el tema no me afectó. Pero unos días después bajando yo sola el Puerto de Los Leones cerca de Madrid, batí todos los records de velocidad de bajada del puerto.

El motivo es que la carretera estaba completamente solitaria y a oscuras y en cada curva tenía que pisar el freno. Al pisarlo la carretera se iluminaba completamente de rojo y aunque racionalmente sabía que eran los frenos.. mi neurona cagueta me decía que eran los gnomos que venían  a por mi.

Como vi que mi integridad física comenzaba a correr serio peligro decidí excluir de mi vida cualquier película, relato, programa que tuviese un componente de miedo superior al de la película de Blancanieves o Bambi.

Y asi ha sido hasta la fecha…

Pero…si voy un momento a mi infancia, recuerdo que nos daban miedo las brujas, aunque a mi la serie “embrujada” me encantaba y si veis el logo de mi blog vereis que el font que he utilizado es el de la serie de televisión.

De hecho cuando era pequeña me fijaba mucho en la nariz de mi madre para ver si ella también hacía magia moviendo la naricita  y lo guardaba en secreto.

¡Anda que no he pasado ratos de mi más tierna infancia con mis hermanas intentando mover la nariz frente al espejo a ver si conseguía mover algún objeto!.

…asi que mientras sigo intentándolo…aquí os dejo un cupcake un poco mágico con mi brujita particular y en base a la receta del libro “Cupcakes” de Martha Stewart…

 

 

 

 

RECETA

Con las cantidades que se indican salen unos 24 cupcakes medianos.

Para el cupcake:

½ cup de harina

¾ cup de cacao en polvo

1 ½ tspbaking soda

¾ tspbaking powder

¾ tsp sal

2 huevos grandes

¾ cup buttermilk (si no la encuentras puedes ver como hacerla en la receta de los pumpkin patch cupackes en este blog)

3 Tbsp aceite vegetal

1 tsp de extracto de vainilla

¾ cup agua templada

 

Para el frosting

Vamos a hacer un Cream Cheese frosting.

1cup de mantequilla sin sal a tempertura ambiente. (blanda)

12 onzas de queso crema a temperatura ambiente

4 cups de azucar glas (de repostería) tamizada

¾ tsp de extracto de vainilla

Bate a velocidad media la mantequilla y el queso crema hasta que estén bien ligadas (unos 2-3 minutos).Baja la velocidad de la batidora .

Añade el azúcar, poco a poco, la vainilla, y bátelo hasta que esté bien mezclado.

Añádele el colorante verde

Si no lo vas a utilizar inmediatamente puedes guardarlo en la nevera hasta 3 días bien tapado.

Cuando vayas a utilizarlo, déjalo templar a temperatura ambiente y bátelo de nuevo muy despacio hasta que lo veas cremoso de nuevo.

Con este frosting decora cada cupcake.

 

Para decorar con el motivo de bruja

Cucuruchos de helado de galleta

Colorante alimenticio verde

Lacasitos

Regaliz negro

 

Precalienta el horno a 180ºC. Prepara los moldes de los cupcakes en una bandeja de horno para cupcakes.

Mezcla en batidora electrica el cacao, harina, baking soda, baking powder, azucar y sal hasta que esten bien ligados.

Con la batidora a velocidad lenta añade a lo anterior los huevos, la buttermik, el aceite, la vainilla y el agua.

La masa resultante la repartes entre los moldes de la baneja sin llenarlos mas de los 2/3 de su capacidad.

Ponlos en el horno durante unos 20 minutos o hasta que al pincharlos con un palillo, este salga limpio. Pásalo 10 minutos a reposar fuera del horno, aun en la bandeja de cupcakes y finalmente, y hasta que se enfrien completamente pásalos a una rejilla de enfriar pasteles, ya fuera de la bandeja de cupckes.

Cuando estén frios los decoras con el frosting que tienes preparada y le haces la cara de bruja siguiendo la foto.

 




También te puede gustar

2 Comentarios

  1. lourdes Cuadrado - octubre 31, 2012, 8:00 pm -

    Monísisisismas tus brujitas !!! Me encanta tu relato…. Happy Halloween!!! (No olvides la vueltecita por Knightbridge Village. Eso si que es vivir la noche de Halloween….)Bss

    Responder a este comentario
  2. Cósima - noviembre 1, 2012, 1:48 pm -

    No me había fijado en que la tipografía de la cabecera de tu blog se parecía a la de Embrujada. Curioso. Pásalo genial en Londres. Ya me contarás. Un beso.

    Responder a este comentario

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>



Copyright © 2012 Cocina Pret a Porter. producido por Tenerife Blogger.